Comadronas

¿Por qué parir con una comadrona?

Cuando una mujer está tranquila y todo va muy bien, pare ella sola y no necesita ninguna actuación externa, ella misma recibe a su bebé y todos están muy felices. Esto es lo ideal y lo que deseamos las comadronas para todas las madres: que nuestra presencia tan sólo haya sido por si acaso y no tengamos que hacer nada.

La comadrona como profesional tiene un papel asistencial; en la práctica en los partos en casa la relación con la comadrona es de acompañamiento durante el embarazo, de presencia bienvenida en el nacimiento, de apoyo en el puerperio.

A veces la madre y los acompañantes tienen dificultades durante el parto, la madre se bloquea o desespera, necesitan apoyo y actuaciones que las comadronas con experiencia saben conducir hacia el mejor resultado posible. A veces (con muy poca frecuencia) ocurren complicaciones e incluso situaciones de emergencia en las cuales la vida puede estar en peligro.

Las comadronas somos humanas, no podemos garantizar a ninguna familia que todo irá bien. Pero como comadronas sí podemos garantizar que nuestras actuaciones serán profesionales. Según la necesidad estaremos observando y expectantes, cuando haga falta intervendremos, haremos un traslado urgente, o una reanimación, o detendremos una hemorragia por ejemplo, y tanto los padres como la comadrona sabrán que todas las actuaciones se han hecho de la mejor manera posible, basadas en la experiencia y la evidencia científica.

 

¿Qué son las comadronas?

Las comadronas (matrona) hacemos una formación universitaria de licenciatura reconocida por el estado. Con las cualificaciones necesarias podemos estar inscritas en los centros oficiales y ejercer legalmente la matronería (o partería).

La Comadrona está reconocida como una profesional competente y responsable que trabaja en estrecha colaboración con las mujeres para darles el apoyo, la atención y los consejos necesarios durante el embarazo, el parto y el postparto, dirigir bajo su responsabilidad los nacimientos y cuidar del recién nacido y lactante. Estos cuidados incluyen medidas preventivas, la promoción de un nacimiento normal, la detección de complicaciones en la madre y el niño, el acceso a atención médica u otra asistencia adecuada i la ejecución de medidas de emergencia.

Las comadronas somos un colectivo por un lado muy oprimido en el ámbito hospitalario y por otro lado muy activo, nos movemos, actualizamos nuestros conocimientos mucho más frecuentemente que otros profesionales y luchamos por defender a las mujeres y sus bebés y su dignidad en todos los ámbitos.

¿Qué pasa cuando no son comadronas?

Existen personas sin formación profesional, o con otras formaciones pero no de comadrona, que se hacen llamar “parteras” o “empíricas” y ofrecen atención en el parto de forma ilegal y sobretodo poco segura para las madres y bebés. Es importante asegurarse bien de quien te asiste y de qué capacidades tiene, y evitar el fraude y el engaño.

Las doulas no asisten partos en casa, así que si una doula ofrece este servicio, no está haciendo de doula.

En Cataluña conocemos unas pocas médicos que han hecho toda una trayectoria de asistencia al parto en casa y que consideramos que trabajan como las comadronas. Pueden estar en nuestra asociación. Son excepciones. En general en el parto en casa la presencia de un médico aumenta exponencialmente las complicaciones y riesgos y está desaconsejado internacionalmente.