Relat Linda

Jueves, 7 de diciembre de 2017 22:14

 

Relato

 

Me enfrataba a una cesárea asegurada, Dylan, nuestro primer hijo, nació por cesárea, venía de nalgas y no nos dieron ni la información adecuada ni opción ninguna.

Yo tenia 22 años y ni idea de cómo funcionba esto, así que no cuestione ni una sola palabra de lo que nos decían los médicos…

He de decir que hasta incluso me alegré de que me programaran (ingenua de mi) una cesarea en la semana 38. Me parecía buena idea el estar preparados, el que pudieran venir todos los familiares…ademas era viernes !

El diá de la operación me cambio la vida, pero no por ser madre, sino porque me cambio por completo la visión de la vida. Y si algo tengo que agredecer de lo que pasó es, por supuesto que tengo a mi pequeño conmigo, pero también que me hizo despertar.

En esa sala no había el más mínimo cariño, no era un nacimiento, era una operación rutinaria en la cual los medicos bromeaban entre ellos con hacerme un nudito en las trompas ya que estaban !!

Cuando yo vi a Dylan… no lo sentí mío, no lo reconocí como hijo mío. Me podrián haber dado cualquier otro bebé.

Cuando entró la enfermera y me preguntó si le iba a dar el pecho no me lo podía creer, estaba tan desconectada de mi bebé que ni sabía que la que le tenía que alimentar era yo !

Culpa, mucha culpa y mucho pesar durante los primeros meses…pero mi instinto ganó la batalla ! Lactancia instaurada y muy empoderada no paré de leer, de informarme, me empape de grupos de apoyo, de blogs de maternidad y crianza respetuosa de trabajarme la herida de la cesárea de Dylan y cuando lo conseguimos fuimos en busca de Mei.

Mi gran guerrera de la noche, mi pez en el agua.

Ellos, los dos me han hecho ser libre y capaz, mujer fuerte y empoderada, como mi madre, como mi abuela.

 

Yo quería parir a casa, quería darle a Mei el nacimiento libre y totlmente consciente. Diego empieza a empoderarse también y a impaparse de información.

En la semana 9 de gestación me citan para la visita con la ginecóloga. Tacto vaginal innecesario…no sólo ella, sino también la chica que estaba de prácticas. También firma una carta de consentimiento de probable cesárea, la cual firmé. En aquel documento expuse mi decision de parir a casa, y lo firmé. Aquello fue la gota que colmó el vaso paea esta ginecóloga, tuve varias citas con ella an cada cual peor que la anterior. Me infantilizaba y me hacía sentir mal .

Por ejemplo :

« ui… estas bajo de hierro (estaba perfecta según mi comadrona) te mando esta multivitaminico, le expreso mi negativa argumentada, y me contesta que hay una cosa que se llama prevencion… porque seguramente en el parto (si es que pares) se hará uso de instrumental y episiotomia claro (mi cara de espanto no os la podéis imaginar) entonces perderás mucha sangre y vendrás a la semana rogando que te ayudamos porque te marearás. »

A esta señora le deseo lo mejor y le doy las gracias por quitarme cualquier duda sobre el parto a casa.

 

Diego, mi pareja, mi compañero de vida, mi pilar fundamental…

El se abrió completamente a mi, desde el minuto zero respeto mi necesidad de parir en casa, el también estaba informado y empoderado.

Esto fue lo mejor, pareja unida, abiertos en canal, el uno para el otro sin lugar a dudas, sin miedos. Éramos dos grandes rocas, con sus brechas por el paso del tiempo, pero fuertes e irrompibles. Claro que teníamos miedos como todos cuando vas a tener un bebe, pero siempre recuerdo esta frase : SI TIENES MIEDO HAZLO PERO CON MIEDO.

Así lo hicimos, me puse a llamar a centros de partos a casa y nos reunimos con varios.

Estábamos muy seguros y confiados y pase un embarazo de diez, pasó volando y lo disfruté muchísimo. Fuimos a un curso de preparación al parto el cual nos fué genial !!

Conocimos todo el proceso de parto a la perfección…la pelvis…el manejo del dolor… TODO.

 

Semana 40+5

Llevaba está ultima semana muy cansada, me costaba todo…pero no me parecía nada raro ya que era en pleno julio, una barriga considerable y un sin fin de cosas por hacer.

Solo me apetecía estar en la cama a oscuras y descansar, el cuerpo es sabio y tenía que guardar fuerzas para el momento sagrado. Yo lo sabía, el instinto me lo avisaba. Notaba presión en el sacro y sabía que mi cuerpo estaba ya trabajando pero me sentía bien. No me podía mover con normalidad… pero bueno… ivamos haciendo camino.

Martes 4 de julio, cumpleaños de Dylan, sus ansidos 3 años, estuvimos en casa muy tranquilos con poquita familia dado que yo no estaba para acojer a mucha gente. Lo pasamos bien.

Era miércoles cuando empecé a sentir pequeños dolores menstruales, punzadas en el bajo vientre, peor que me permitian hacer vida normal. Al llegar la noche esos dolores ya se hicieron contracciones perfectamente identificables, camine por el salón un rato y volví a la cama a descansar.

El jueves tenía visita con mi comadrona en casa asi que estaba muy contenta porque le iba a explicar que sentía que el dia se acercaba. Vino sobre las 17h y charlamos, me propuso hacer un tacto para ver que tal y accedí, ningún dolor…estaba dilatada de 1cm y el cuello a 3cm y blandito así que todo rodaba !!

Me apetecía mucho caminar, así que nos fuimos a dar un paseo, me compré una caña de chocolate gigante y me sentí de maravilla (jaja) Las contracciones venían y se iban, me paraba, respiraba, y continuaba caminando. Al llegar a casa miré a Diego y le dije que por favor llamara a Andrea que viniera esa noche a dormir a casa, ella se encargaría de Dylan en todo momento, sentía que esa noche era especial.

Vino Andrea  y cenamos juntos, yo sentada en la pelota de pilates pasaba las conracciones y mas celebrabamos, me hizo una trenzas en el pelo…me cuidó mucho. Nos fuimos a dormir !!! Jajaja a las 12h las contracciones se volvieron mas intensas, me di una ducha, me senté en el WC y expulsé el tapon mucoso… sanginolento… y ahí lo vi claro ! Me preparé mentalmente y salí al salon. Dylan ya dormía. Cuando llegue al salón ya estaba todo montado en mis sueños !! Andrea y Diego manos a la obra, velas, musica, zona de descanso… fulard… estaba todo perfectamente organizado.

Canté, bailé, me tiré, me colgué, me dormi… asi ibamos danzando las olas, me vino genial el saquito de semillas bien caliente, masajes…

Hasta que nos dimos cuenta que las contracciones no venían demasiado regulares pero la intensidad era muy fuerte. Decidimos llamar a Dafne, mi guardiana. Eran las 4h30 y sobre las 5h llego, como un relampago.

Todo estaba bien, preparó material y observaba. Seguíamos con la danza. Las contraccioneseran muy intensas pero no regulares, cada 10-8-15-4-3… muy locas…Dafne me comenta de hacer un tacto, porque las voy llevando muy bien y asi nos podíamos estar muchas horas… mi mente empieza a irse a otro mundo…le digo que no puede ser, que me estan doliendo mucho que seguro que estoy avanzada.

8h de la mañana, Dylan se despierta. Muy tranquilo desayuna con Andrea le pregunta si quiere ir a la guardería o prefiere quedarse, decidió irse.

Dafne me hace un tacto, estoy de 4cm, Dafne se pone contenta ! A montar la piscina ! Yo me desánimo un poco…estoy agotada… me duelen las rodillas del peso de mi cuerpo, las olas cada vez son más bravas. Canto… canto todo el tiempo. Visualizo la flor… cada ola me acerca a ti…abriendo el camino.

Me sumerjo en el agua, eso es gloria. Es relajación, noto mi cuerpo flotar, mi mente desaparece. No escucho ni puedo hablar. Sólo floto, bebo agua… y me relajo. Pero aquí las olas son gigantes !!! Sudo mucho. Mi cadera se mueve sola, no lo puedo controlar.

Necesito a Diego siempre cerca, solo a el. Siento que me ayuda y que lo estamos haciendo juntos.

Dafne y Andrea nos miran desde la lejanía…no las siento y lo agradezco. Llega Meritxell para hacer fotos, tampoco lo siento.

Ya no soy yo, ya soy animal.

Mi voz cambia en plena contracción, y empiezo a rugir y ya lo deduzco ; tengo ganas de empujar !!! Me muero de miedo !!! Pero estoy eufórica !!! Rompo bolsa y me toco, a una falange está la cabecita de Mei. Ya esta aquí !! Pero no me lo puedo creer. Toco mi vulva y siento que va a explotar, pero en cada contracción mis ganas de empujar son mayores y empujo con toda mi alma.

Llega Inma, comadrona. Ahora son dos. Me siento mucho más segura. Me dejo llevar, y noto el aro de fuego, arde, grito.

Salió la cabeza de Mei, solita rotó y salió disparada bajo el agua. Lo más brutal que he vivido en mi vida… salvaje pero a la vez dulce y lleno de momentos de pleno amor.

Eran las 12h25, a los 15min alumbré la placenta y nos tumbamos en el sofá. Llegó Dylan, inexplicable. Mi casa era una fiesta ! Estábamos muy felices ! En nuestro hogar.

PVDC. Podemos parir, podemos parir en casa.

Gracias a todo el equipo de NAC, porque sois estrellas.

Gracias a ti Diego, por todo.